- Caperucita, Caperucita, ¿dónde vas?
- A lavarme el coño al río
- Joer, ¡cómo ha cambiado el cuento!

(Chiste de Caperucita. anónimo. Segunda mitad del siglo XX)


23.9.10

Las princesas no juegan al fútbol

2 comentarios:

  1. jaja! pues si.. siempre discretas, perfectas, limpiítas y de modales impecables; como todas unas señoritas.

    ... una pena que nos vendan tanto la moto de pequeñas, ya podrían moderar un poco la historia del castillo encantado...

    Saludos!,

    ResponderEliminar
  2. Gracias compadreeeeeeeeeee!!

    http://www.jamendo.com/es/album/75561

    ResponderEliminar