- Caperucita, Caperucita, ¿dónde vas?
- A lavarme el coño al río
- Joer, ¡cómo ha cambiado el cuento!

(Chiste de Caperucita. anónimo. Segunda mitad del siglo XX)


4.6.08

Perspectiva (cuestión de)

5 comentarios:

  1. ... por las cacas, basuras, poluciones y otros desechos.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, por ahora no son comparables. Las hormigas llevan años evolucionando hasta convertirse en lo que son, hormigueros incluidos. Pero por ahora las ciudades no han evolucionado más que durante unos pocos siglos.

    ResponderEliminar
  3. pues los que se llenan los bolsillos destruyendo obras de la naturaleza para construir urbanizaciones no piensan que sea una aberración...

    ResponderEliminar
  4. Ni la respuesta de Snipfer ni la de Verónica satisfacen la pregunta.

    Me quedo con la de Lapaula por acercarse más al criterio que de verdad sirve para justificar las restricciones: el criterio ecológico.

    ResponderEliminar
  5. hombre, si los que hacen las urbanizaciones tuvieran cerebro de termita pues me callo....y si viniera un oso termitero? en este caso seria un oso-urbanicero? oso-constructero?

    ResponderEliminar