- Caperucita, Caperucita, ¿dónde vas?
- A lavarme el coño al río
- Joer, ¡cómo ha cambiado el cuento!

(Chiste de Caperucita. anónimo. Segunda mitad del siglo XX)


1.6.08

Mercado

2 comentarios:

  1. viejocon1/6/08 19:05

    Lo mejor es tener un algo al que endosarle la causa de todos los males. Ese algo es la mitad no querida de nosotros mismos, así se explica que para un sociata sea el "mercao" y para un neoliberal el "estao". Por supuesto ni lo uno ni lo otro existen tal como, a estos efectos, se definen...

    De todas formas todo esto, seguramente, solo sean meros prejuicios pasados por el tamiz de mi limitada inteligencia.

    ResponderEliminar
  2. Los (presuntos) progres lo tenemos mejor en ese aspecto... también está la Iglesia.

    Por cierto, estuve dudando sobre la identidad del gigante, debe ser cierto lo que algún (presunto)amigo dice sobre mi progresivo tránsito hacia el vil liberalismo. En cualquier caso,no creo que el mercado sea ni malo ni bueno y no deja de ser un invento del hombre al igual que todos los "ismos" (ale, JDF, ya puedes atacar).

    ResponderEliminar